Los 7 hábitos de los cracks (resumidos y con ejemplos)

Una amiga asoció un comentario mio en el Facebook con el 7º hábito de Covey y desde entonces no para de volver a mi cabeza para asociarse con pautas que practico y recomiendo. Así que aquí va una sinopsis corta de cada uno de los 7 habitos de la gente altamente efectiva para que puedas retomarlos de manera consciente y disfrutar de sus beneficios.

Los 3 paradigmas de Covey

No puedo contarte sobre los 7 hábitos sin introducirte al concepto de los paradigmas de Covey:

  1. Dependencia: Es el paradigma con el que nacemos, y del que si tenemos suerte –y un entorno que nos ayude- evolucionaremos al de Independencia.
  2. Independencia: A este paradigma avanzamos cuando tomamos nuestras propias decisiones y podemos cuidar de nosotros mismos. Los primeros 3 hábitos nos ayudan a alcanzar esta independencia.
  3. Interdependencia: Cuando ya “tienes el poder” de la independencia y quieres ir más allá, no te queda otra que cooperar con otros para alcanzar metas que son imposibles en solitario. Los hábitos 4, 5 y 6 te ponen en el camino para lograrlo. Este es el ‘modo’ o ‘paradigma’ mental de aquellos que admiras por haber logrado metas que ahora te pueden parecer inalcanzables.

Si te preguntas porqué el 7º hábito no está relacionado con estos paradigmas, con leerlo más abajo, lo entenderás.

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

He puesto (entre paréntesis) la palabra que me venía a la cabeza espontáneamente cuando pensaba en como resumir cada uno.

1º hábito: se proactivo (independencia)

Esto te permite tomar el control del camino a donde te diriges y conquistar tu independencia y productividad.

Decide qué hacer con cada oportunidad, estímulo,  evento, oportunidad, dilema o en aquello en donde puedas elegir –o sea, casi todo en la vida-. Eres responsable de tu propio destino -lo cual es genial- por lo que debes tomar las acciones necesarias para alcanzarlo. Ejemplo práctico: no ir al Facebook apenas tu mente se aburra con lo que haces y te lance la opción de “¿porqué no miramos rápido cuantas solicitudes nuevas de amistad tengo en el Facebook?“, en ese momento hay que ser proactivo y decirte a ti mismo “nop, lo primero es lo primero” (si… lo has pillado, me estoy hablando a mi mismo…).

2º hábito: comienza con el fin en mente (enfoque)

Esto te pone en el camino que tú quieres y no permite que el flujo espontáneo de tu entorno sea el que te guíe.

Definir los objetivos a corto, mediano y largo plazo te ayuda a navegar con un rumbo en mente, en vez de estar a la deriva esperando que llegue lo que deseas (por azar, o porque “es tu destino”). Ejemplo: Si quieres bajar 1 kilo este próximo mes, cuando tengas opciones de comida, tener presente tu objetivo te facilitará -si eres proactivo- el evitar comerte otro croasant –si… otra vez me estoy hablando a mi mismo ;)-.

3º hábito: pon lo primero de primero (productividad)

Teniendo claro a donde quieres llegar, debes priorizar lo que debe hacerse por orden de importancia. Ejemplo: cuando te despiertes define una o dos cosas muy importantes o urgentes por hacer -y hazlas-. Esto te permitirá avanzar con paso firme. Otro ejemplo práctico: divide las tareas en urgentes, importantes, y no tan importantes (y asume que las no tan importantes nunca se harán).

4º hábito: piensa en modo ganar-ganar (2+2 es más que 4)

Es mejor decirle “no” a una oportunidad donde no está claro el beneficio de ambas partes que embarcarte en algo que a mediano o largo plazo será perjudicial para alguno -y por ende, antes o después, para ambos-. Visualiza cual es la ganancia de las oportunidades –no solo en dinero- y define los costos –también, no solo lo midas en dinero-. Esto se puede aplicar a las relaciones, negocios, formación, etc. Y es la evaluación básica para que puedas implementar el 6to hábito. Ejemplo de esto: ¿vuelvo a hablar de los croasants?!

5º hábito: busca entender, luego ser entendido (escucha)

Para los coaches, esto resuena en nuestras cabezas por la escucha activa (definitivamente una de las herramientas esenciales para cualquier coach). Ejemplo práctico para usarlo: cuando alguien te esté hablando, tómate 4 segundos antes de responder. En ese tiempo el que habla puede que retome sus palabras con más información, además te da tiempo para hacer las asociaciones mentales a nivel más profundo, lo cual aumenta tu entendimiento y te facilita el proceso de “ponerte en sus zapatos” (en el artículo de la semana pasada comenté sobre cómo usar esto para el diseño de tu práctica de coaching)

6º hábito: sinérgiza (optimiza)

Si no se te dan tan bien los números y te tardas horas en hacer tu declaración de impuestos, seguro que contratas a alguien para que te los resuelva. Ese es un buen ejemplo de potenciar lo que haces, usando tu tiempo en aquello que eres bueno (sesione de coaching, disfrutando con tu familia) y dejando que otro que es bueno en números se encargue de la contabilidad.

Si llevas esto más allá, puedes cooperar con otros coachs para ofrecer un servicio mucho más completo en áreas que serían de mucho valor para tu cliente pero que no son viables si las ofreces tu. Otro ejemplo muy real: este blog no sería viable para mi si no contara con la ayuda de un miembro de mi equipo que se encarga de mejorarlo a nivel visual y funcional constantemente –gracias Alejandra-.

7º hábito: sácale filo a la sierra (renuévate)

Tómate el tiempo necesario para que descanses, te renueves, conozcas a otros proactivos y sinergéticos como tú para que el ganar-ganar se materialize a niveles insospechados. Tómate el tiempo para poder crear, innovar, relajarte, disfrutar y recargar las energías necesarias para que funciones bien y puedas disfrutar haciéndolo.

8º hábito… (deja huella)

No es un error, Covey publicó un libro entero sobre el octavo hábito para completar así sus 7 hábitos para la gente altamente eficaz. En resumen tiene que ver con encontrar tu propia voz interior, el entendimiento de tu propio yo interior, y además, enseñar a otros como encontralo. Es un hábito que necesita de los otros para lograr potenciar nuestras habilidades y dones para además enseñar a otros a que lo logren.

{ 58 commentarios… read them below or add one }

Leave a Comment

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post:

escribey Subscriber Counter